Mi más sincera enhorabuena a Prensa Ibérica por estos 40 años de periodismo y hazaña empresarial. Desde mi llegada como obispo a estas maravillosas tierras de la Diócesis de Orihuela-Alicante, en septiembre de 2012, he podido comprobar la relevante presencia de una cabecera como la del diario INFORMACIÓN en esta provincia. Desde entonces son muchos los actos, ceremonias, eventos o ruedas de prensa de nuestra Iglesia Diocesana que hemos compartido y que han formado parte tanto de las ediciones digitales como impresas de este medio. Así como columnas de opinión, colaboraciones y entrevistas. Siendo este diario portavoz, portador y testigo de grandes efemérides religiosas que entendemos de importante incidencia para nuestra sociedad.

Siempre es de valorar los amplios tratamientos y gran despliegue informativo empleados en momentos tan impresionantes y bellos como por ejemplo la multitudinaria peregrinación a la Santa Faz, de especial calado para todos los alicantinos. Y siendo testigos también de otras como la de la Virgen de Las Virtudes en Villena o la del Pilar en Benejúzar. Todas ellas de gran devoción y piedad popular. Haciéndose eco, asimismo, del propio Misteri d´Elx o la Semana Santa en todo tu esplendor. Y también del patrimonio histórico y artístico, de jornadas conmemorativas, congresos, encuentros, años jubilares, nombramientos y tantas y tantas circunstancias y fiestas patronales de todos y cada uno de los pueblos de esta Diócesis.

También puedo comprobar como, año tras año, tratáis de dar voz y visibilizar realidades tan profundas y de tanto valor social como son Cáritas, el Secretariado de Migraciones -ASTI-Alicante, la Pastoral Penitenciaria, Manos Unidas, la Casa Veritas para los enfermos de SIDA, el Grupo Eclesial contra la Trata de Personas, Iglesia por el Trabajo Decente… y tantas otras realidades diocesanas que no podéis imaginar lo que valoran ese salto a la opinión pública a través de vuestras páginas o versión online.

"Apostemos pues entre todos en convertir la Red en una comunidad solidaria basada en la escucha y el acompañamiento, en el diálogo respetuoso"

Por otra parte, siempre es de agradecer la libertad y pluralidad informativa, siendo conscientes de que no todo lo que se publica desde un medio de comunicación pueda agradar siempre a todos. Nuestra apuesta en este sentido es seguir colaborando y trabajando en una mutua comunicación, respeto y diálogo abierto y recíproco. Algo que como Iglesia Diocesana, con una rica implicación en la vida de las tierras de Orihuela-Alicante, consideramos vital para una buena convivencia y para propulsar un «periodismo de paz», como nos pide el papa Francisco en su mensaje para la 52 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebró el 13 de mayo de 2018. Refiriéndose a «un periodismo sin fingimientos, hostil a las falsedades, a eslóganes efectistas y a declaraciones altisonantes; un periodismo hecho por personas para personas, y que se comprende como servicio a todos, especialmente a aquellos –y son la mayoría en el mundo– que no tienen voz; un periodismo que no queme las noticias, sino que se esfuerce en buscar las causas reales de los conflictos, para favorecer la comprensión de sus raíces y su superación a través de la puesta en marcha de procesos virtuosos; un periodismo empeñado en indicar soluciones alternativas a la escalada del clamor y de la violencia verbal».

Incide así en la importancia del «esfuerzo común para prevenir la difusión de las noticias falsas, y para redescubrir el valor de la profesión periodística y la responsabilidad personal de cada uno en la comunicación de la verdad». Luchemos pues entre todos por evitar, desmentir y no dar alas a las llamadas fake news. Es responsabilidad de todos pero sobre todo de medios de comunicación, organismos e instituciones.

Por otro lado, son muchos los pasos y avances que hemos visto estos años atrás en este grupo empresarial periodístico. Sobre todo, y muy significativo, el salto a lo digital y a las redes sociales. También en este sentido os adelanto el lema de la 53ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará en 2019: «Somos miembros los unos de los otros» (Ef 4,25). De las «communities» a las comunidades.

El tema subraya la importancia de restituir a la comunicación una perspectiva amplia, fundada sobre la persona; y pone el acento en el valor de la interacción, entendida siempre como diálogo y oportunidad de encuentro con los demás. También en este sentido a la Iglesia nos preocupa el estado actual y la naturaleza de las relaciones en Internet, de los nuevos ambientes comunicativos. Y por supuesto ahí también tienen mucho que aportar los medios de comunicación. Mirando ya no tanto al futuro, sino al presente, a las formas actuales de comunicarnos, y sobre todo pensando en los más jóvenes.

Ya en su primer mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, en 2014, el Santo Padre hizo un llamamiento para que Internet fuese «un lugar rico en humanidad: no una red de cables, sino de personas humanas». Apostemos pues entre todos en convertir la Red en una comunidad solidaria basada en la escucha y acompañamiento del otro, en el diálogo abierto pero respetuoso y, por consiguiente, en el uso responsable del lenguaje. Un lenguaje que puede ser usado para crear tanta belleza, alegría, optimismo, solidaridad y amor.

Con todo esto, diario INFORMACIÓN y todas las cabeceras que formáis parte de Prensa Ibérica, felicidades de corazón por estos 40 años siendo testigos de la actualidad. Que este aniversario sea motivo de alegría y de celebración. Pero también una oportunidad para mejorar, crecer y agradecer. Que afrontéis el presente y el futuro construyendo un «nosotros», una «comunidad» donde la verdad y la humanidad sigan siendo protagonistas y prioridad.

Felicidades.

A todos mi saludo, con mi afecto y bendición.