alicante es la quinta provincia más poblada de toda España. Contamos además con un clima envidiable, un patrimonio material e inmaterial único y unos sectores industriales, turísticos y agrarios innovadores y competitivos. Alicante es una provincia plural y diversa que puede y debe proyectarse desde la unidad de su territorio, aunando costa e interior, y dándose a conocer como una provincia rica en talento.

Todos sabemos que nuestra provincia ha vivido mucho tiempo, y sigue haciéndolo, de espaldas a su propio territorio y solo entendiendo y contando esta realidad, podremos cambiarla. Alicante está dividida entre aquellos territorios que miran a Murcia y otros que miran a Valencia, e incluso zonas que no se sienten ni de unos ni de otros, pero tampoco de Alicante. Sin duda esta compleja unión de sentimientos, se ha articulado histórica, cultural y socialmente en comarcas, pero estas no han sido tenidas en cuenta por aquellos que han dirigido el devenir de la provincia. A esta compleja realidad se une también el tener una capital que nunca ha ejercido como tal; y otro gran territorio, en número de habitantes e industria, como es Elche que tampoco se le ha dado el papel de ciudad referente que merece.

A día de hoy, hay responsables políticos que piensan que las comarcas son enemigas de la provincia, que una estructura comarcal se contrapone a la unión provincial, cuando es todo lo contrario. Si queremos una provincia fuerte, que trabaje unida, con una estrategia común, el mejor instrumento que tenemos para vertebrarla son las comarcas.

"La provincia es y debe ser plural, debe reconocer sus diferencias para convertirlas en oportunidades y pensar en ser un verdadero territorio del siglo XXI"

Vivimos en un territorio con una gran industria, en ciudades como Elche, Alcoy, Elda, Ibi Xixona, y en muchos otros municipios. Un industria muchas veces olvidada y ninguneada. Una industria moderna, exportadora, con sectores muy diversos que han sido capaces de reinventarse y adaptarse a una economía vertiginosa. Somos un territorio de universidades y centros tecnológicos (del calzado, el textil y el juguete; y esperamos que pronto de la cosmética), de la EUIPO con múltiples lenguas y visiones europeas. Somos conocidos en el mundo mucho más que otras provincias o grandes ciudades españolas, pero esa marca positiva debe ir más allá del turismo de sol y playa, adaptándose a un turismo innovador, más cultural, sostenible, de calidad. Una marca que debe representar también a la innovación tecnológica y la industria 4.0.

Tenemos múltiples territorios de interior, como Alcoy, que pueden y deben ser ejemplo en diferentes campos. Ciudades que han mantenido un urbanismo sostenible, apostando por el entorno natural conocedores del rico patrimonio que debía ser conservado, orgullosos de su «propia identidad» cultural. Que han conservado y promocionado un rico patrimonio material así como unas fiestas y tradiciones únicas. Somos industriales, conscientes de la importancia de apostar por la tecnología, la Smart City y la innovación desde la sostenibilidad, siendo premiados como ciudad piloto por la Unión Europea con el proyecto de impulso de la Smart City «Digital Cities Challenge» o con un EDUSI de 20 millones de euros. Y apostamos también, de la mano de la Generalitat Valenciana, por la vertebración del territorio desde el arte. En pocas semanas, abrirá las puertas el IVAM-CADA-ALCOI un proyecto cultural que dará la oportunidad a nuestra ciudad y, con ella, a toda la provincia de Alicante, de ser punto de atracción cultural de la Comunitat y también de España con la primera subsede del IVAM. Porque las oportunidades están en distintos puntos del territorio y es imprescindible que estén vertebradas.

Como digo la provincia de Alicante es y debe ser plural, debe reconocer sus diferencias para convertirlas en oportunidades de futuro, debe mirar lo bueno del interior para sumarlo a la costa, y pensar en ser un verdadero territorio del siglo XXI. Sin duda, es la hora de las comarcas, y con ellas, es la hora de Alicante. Esa hora que esperamos nos la siga narrando el Diario INFORMACIÓN, de la mano de sus profesionales, conocedores de la importancia de la pluralidad política e informativa para nuestra democracia; amantes de su tierra pero críticos con ella; reflexivos y punzantes para recordarnos lo que debemos cambiar y por lo que debemos luchar sin caer en el victimismo. Gracias Prensa Ibérica, y gracias Diario INFORMACIÓN por creer en Alicante y, por recordarnos, cada mañana quienes somos pero, sobre todo, quienes debemos llegar a ser.