Hace tan sólo un par de años festejábamos en esta casa los primeros 75 años de una cabecera que, desde 1941, figura, con una permanencia bien acreditada, en el mapa cultural de la provincia de Alicante. En estos días, dos años después, celebramos los primeros cuarenta años de Prensa Ibérica, la empresa matriz bajo cuyo aliento empresarial navega INFORMACIÓN en una singladura conjunta que se alarga ya desde hace treinta y cuatro años. Entre esas dos fechas, 1941 y 2018, transcurre la historia de un periódico que aloja entre sus páginas buena parte de la historia de Alicante.

Si en 1941 se produjo la fundación de este periódico, en la primavera de 1984, con la integración en Prensa Ibérica, las calderas de esta nave periodística registraron la máxima presión y duplicaron su velocidad de crucero aportando al diario todos los medios técnicos y de gestión de los que disponía una joven y ambiciosa empresa  de comunicación. El acento preponderante en esta transición lo incorporaba el ADN de un editor, Javier Moll, que a la arquitectura meramente empresarial sobreponía la convicción de que el alma de un periódico residía en la libertad, el rigor y la independencia así como en su capacidad de interpretar y asumir las claves de la sociedad de un determinado territorio, en este caso toda una provincia, en la órbita conceptual del periodismo de proximidad, el único camino viable hacia el futuro. Así pues, la entrada en Prensa Ibérica tuvo como consecuencias un relanzamiento del periódico, en todos los aspectos, y un garantizado impulso hacia el futuro. La nueva etapa empresarial consolidó la excelente posición de INFORMACIÓN en el mercado periodístico alicantino y su prestigio como referente cultural en la provincia. Con su integración en Prensa Ibérica los equipos profesionales del periódico enriquecieron considerablemente su competitividad al disponer de los recursos de una compañía lanzada a una expansión espectacular.

En la hoja de ruta de esa expansión, INFORMACIÓN estuvo en la vanguardia desde el primer momento, en el instante mismo en el que se dio el pistoletazo de salida hacia la subasta de los medios de comunicación del Estado. Junto con La Nueva España, de Oviedo y Levante, de Valencia, la cabecera alicantina constituía un objetivo claro para lo que entonces era Prensa Canaria, el embrión de Prensa Ibérica. Al adjudicarse, en la primera subasta, INFORMACIÓN se convirtió en el primer periódico mediterráneo del grupo, inaugurando, así, una presencia creciente en la ribera del Mare Nostrum. En las mismas fechas se adquirió Levante y, en unos años, se incorporaron – bien por adquisiciones o bien por fundaciones- un buen número de periódicos en el área mediterránea. Cataluña, Baleares, Murcia y Andalucía. En la actualidad, de los quince diarios que edita Prensa Ibérica, ocho de ellos comparecen en provincias bañadas por el Mediterráneo.

"Lo que se ha ganado, con internet, en instantaneidad nos obliga a poner el acento en el periodismo de interpretación y reflexión"

INFORMACIÓN afianza su realidad actual en esos setenta y siete años de vida. Lejanos ya los tiempos de la calle Quintana, alojado en unas instalaciones que hoy no permitirían las ordenanzas municipales, con los talleres, en la planta baja de un edificio de viviendas. La justicia retrospectiva obliga a agradecer, aunque sea simbólicamente, la paciencia con la que el vecindario convivió – sobre todo en verano, con puertas y balcones abiertos-  con las «músicas» de linotipias y rotativa en plena producción.

A lo largo de estos 77 años de vida, varias generaciones de profesionales fueron acumulando experiencia y dedicación en la historia del periódico, un periódico que ha sido capaz de gestionar con lucidez su posición dominante en el mercado periodístico provincial. Cierto es que, en contadas ocasiones, el periódico encontró competencia en otras cabeceras que desaparecieron pero, globalmente, su itinerario es un camino claramente hegemónico y esta hegemonía conllevaba un cierto riesgo de altanería periodística o de narcisismo aislante. Sin embargo, el pragmatismo de esta cabecera proyectó un periodismo plural e integrador, en el que cabían los distintos «Alicantes» y en el que nadie pudo considerarse excluido. Esta filosofía editorial, avalada y reforzada por Prensa Ibérica, ha constituido la base de su éxito y su respaldo social.

En estos treinta y cuatro años recorridos por la cabecera dentro de Prensa Ibérica, INFORMACIÓN se ha ido adaptando a los profundos cambios experimentados por la sociedad y, desde luego, por los medios de comunicación y hay que subrayar que esta adaptación no se ha afrontado con resignación sino con la ilusión de estar caminando  por el porvenir que ya se ha hecho presente. Hoy el periodismo ha diversificado las formas de ofrecer su contenido a los lectores a través de las distintas plataformas de comunicación que, siendo diferentes, conviven en un objetivo común. Las tecnologías cambian y progresan pero la aventura cultural del periodismo se mantiene intacta. No hay, por tanto, nostalgia al hacer memoria de las buenas épocas pasadas. Lo que se ha ganado, con internet, en instantaneidad nos obliga a poner el acento en el periodismo de interpretación y reflexión. Prensa Ibérica lleva ya 34 años acompañando a la sociedad alicantina y renueva su compromiso con la misma con las propuestas que demanda esta hora de cambio. La empresa y sus cuadros profesionales siguen en este empeño que ya ha pisado eso que llamamos futuro porque, como dijo Albert Einstein: «¿ Para qué pensar en el futuro ? ¡Llega tan pronto…!»