En los últimos años hemos escuchado mucho la frase «crisis de la información». El mundo del periodismo ha tenido que reinventarse y adaptarse para levantarse con más fuerza. Hoy en día la información está al alcance de todos, utilizando tanto las herramientas más actuales en internet y dispositivos móviles, así como en los medios tradicionales, prensa escrita en papel, radio y televisión.

Nunca antes los ciudadanos han tenido acceso a la información de forma tan rápida y por fuentes tan distintas, no siempre veraces dicho sea de paso. Nadie discute que estamos en un periodo apasionante de la transición entre la prensa escrita y la prensa digital, con el consecuente debate entre unos que dan por muerta a la primera y otros que sostienen que la segunda no podrá cumplir de la misma forma eficaz, las funciones que cumplió y cumple la primera.

Nuestra provincia y Elda tienen la suerte de contar con un medio que durante décadas ha estado sirviendo a la ciudadanía y garantizándoles el derecho a la información. Se cumple el 40 aniversario del Grupo Editorial Prensa Ibérica al que pertenece la cabecera de diario INFORMACIÓN, si bien la historia de este diario se remonta muchos años atrás. Durante estas últimas cuatro décadas ha sabido adaptarse sin perder su esencia, manteniendo su fidelidad a los lectores que cada mañana buscan y compran la versión en papel, a la vez que muestra una cara más innovadora con presencia digital y en redes sociales.

"Me atrevo a decir que nuestra historia no se entendería sin este diario, sin los profesionales que han trabajado en la delegación de Elda"

El diario INFORMACIÓN ha sido testigo de nuestra historia, de la historia de Elda y la comarca, y ha sido notario de los acontecimientos más relevantes. Un año después de la creación dePrensa Ibérica se celebraron las primeras elecciones municipales democráticas que en el caso de la zona de Elda se vivieron después de una agitada Transición con el surgimiento del Movimiento Asambleario, un movimiento de contestación obrera y autogestionado, que obtuvo una amplia repercusión en la prensa de todo el país.

Me atrevo a decir que nuestra historia no se entendería sin este diario, sin los profesionales que han trabajado en la delegación de Elda, a los que yo, como alcalde de la ciudad, les doy las gracias y les felicito por su labor durante todos estos años. Desde aquellas primeras crónicas y fotos enviadas con el autobús que salía en dirección a Alicante, como me contaba el propio Alberto Navarro «Carlson», el primer fotógrafo que trabajó para este diario en lo que entonces fue una corresponsalía. Nada que ver con la tecnología de la que gozamos ahora.

De esta historia de los últimos 40 años me quedo con una noticia importante: la riada del año 1982, por todo lo que supuso para la ciudad. Un fenómeno atmosférico que provocó graves daños y cuyas consecuencias los ciudadanos iban conociendo a través de las crónicas y las fotos publicadas por la prensa. Pero también de la importante labor de difusión que ha hecho el diario de una ciudad innovadora y despierta como es Elda, de todas las noticias que rodean al sector calzado por el que nos conocen en todo el mundo, de la gente de la cultura, los movimientos sociales, las asociaciones vecinas y las fiestas de Moros y Cristianos, Fiestas Mayores, Fallas y Semana Santa que nos dotan de identidad o de las grandes gestas de nuestros deportistas y clubes en un municipio donde se practica mucho y muy buen deporte.

Porque como dijo el periodista José Ortega y Gasset, «Ciudad es ante todo plaza, ágora, discusión, elocuencia. De hecho, no necesita tener casas, la ciudad; las fachadas bastan. Las ciudades clásicas están basadas en un instinto opuesto al doméstico. La gente construye la casa para vivir en ella y la gente funda la ciudad para salir de la casa y encontrarse con otros que también han salido de la suya».

Y el reto de futuro es apasionante. Las ciudades también tenemos que adaptarnos a todos esos cambios tecnológicos y dar respuesta a nuevas necesidades en una sociedad que está más conectada. Y una respuesta más rápida. Todo el desarrollo de Smart City (ciudad inteligente) al que Elda se quiere incorporar lleva aparejado un movimiento hacia el futuro para hacer una ciudad más confortable, una ciudad más amigable y una ciudad, como decía Ortega y Gasset, donde la gente salga de sus casas para encontrarse con otros que también han salido de la suya.

La principal labor del periodista es traducir los hechos de actualidad, explicar al ciudadano lo que ocurre a su alrededor, desmenuzar el día a día de los sucesos, tanto a nivel local como nacional, para que así entienda todo lo que acontece y pueda tener su opinión propia. Y la prensa escrita y más concretamente INFORMACIÓN ha sabido mantener la esencia del buen periodismo. El periodismo al que siempre recurrimos para dar veracidad a unos hechos, el periodismo que contrasta y nos hace disponer de todos los ángulos de una misma noticia para que todo quede explicado y para que cada uno se forme su propia opinión.

Como ha escrito el periodista Raúl del Pozo, «leer un periódico de papel es un rito, casi una celebración», y así lo entiendo yo. En los últimos años, por desgracia, el término ‘fake news’ ha inundado las redes. Esto supone un peligro no solo para el mundo de la comunicación, sino para todo lo que nos rodea. Se debe defender la verdad por encima de todo, contrastar datos y conseguir la máxima objetividad posible. Las noticias, el periodismo o la información deben ser un servicio público y no se debe mercantilizar. La ciudadanía debe demandar un periodismo de calidad.
Defender la profesión periodística es una premisa fundamental dentro de una sociedad democrática. Los medios de comunicación son la fuerza clave que impulsa y hace posible que tanto el derecho a la información como de la libertad de expresión existan. Que cada persona pueda opinar, crear y defender sus argumentos depende, en gran medida, de la prensa y por ello pertenece a todo el conjunto de la sociedad.