Hace un par de décadas se convirtió en un clásico de las cuñas radiofónicas un reclamo en el que, sobre una sintonía que inducía a comenzar la jornada con la disposición de no desperdiciar ni un minuto, se desgranaban las características principales de INFORMACIÓN: «Rigor, independencia, cercanía…» Estoy seguro de que muchos de quienes hoy lean este texto recordarán perfectamente aquel soniquete, que saludó durante años el despertar de los alicantinos. Ha pasado mucho tiempo desde que aquel anuncio se emitió por última vez. Alicante y sus gentes han experimentado grandes cambios. E INFORMACIÓN también. Pero aquella pegadiza relación («rigor, independencia, cercanía…») sigue siendo la mejor definición de este periódico.
INFORMACIÓN tiene ya una larga historia. Nació en 1941, en un momento terrible no solo para España sino para el mundo, inmerso en el peor enfrentamiento armado jamás vivido. Pero es a partir de 1984, con su incorporación a Prensa Ibérica, grupo que celebra ahora su 40 aniversario, cuando estos valores del rigor, la independencia y la cercanía, junto con los de una gestión profesional y una apuesta continua por la innovación, se incorporan como divisa a su cabecera.

No ha sido fácil mantenerlos, porque son valores demandados por la sociedad pero a menudo molestos para los poderes dominantes. Pero siempre, incluso en los peores momentos, su defensa ha sido el empeño de un editor, Javier Moll, convencido de que los ciudadanos, para ejercer la libertad que les reconoce la Constitución que todos nos dimos, necesitan información contrastada, en la que puedan confiar para tomar sus propias decisiones.

En los últimos 30 años he tenido el privilegio de formar parte de INFORMACIÓN, recorriendo todas las escalas de la profesión periodística, desde el puesto de corresponsal hasta el de director general de Contenidos que hoy desempeño tras haber ocupado la dirección del periódico doce años. INFORMACIÓN me ha dado la oportunidad de aprender y trabajar con los mejores periodistas que ha habido en Alicante. Y desde su empresa editora nunca se me ha hecho otra exigencia que la de entregar a los alicantinos la mejor información posible y la de hacer del periódico un instrumento de democracia y convivencia.

"INFORMACIÓN ha vivido un intenso proceso de transformación digital para dar respuesta a las demandas de sus lectores y de sus clientes"

Ese es el único secreto que explica la enorme implantación de INFORMACIÓN en el territorio al que pertenece. La capacidad del periódico para formar parte inseparable de la sociedad alicantina y al mismo tiempo ser punto de referencia de toda ella, a pesar de la formidable diversidad que la caracteriza. Y también la de saber avanzar junto a esa sociedad a la par que constituirse en motor de ese mismo progreso, recogiendo pero a la vez impulsando todas las iniciativas, todas las innovaciones. Aplicándoselas a sí mismo como producto informativo de calidad.

Porque si algo es Alicante, es una provincia emprendedora. Parece un tópico, es verdad. Pero no hay ningún tópico que no provenga de una realidad previamente consolidada. Y esa condición emprendedora, sin miedo a los cambios sino, al contrario, siempre atenta a ellos para poder aprovechar lo que tengan de bueno, es la que Prensa Ibérica ha tratado de imprimir también a INFORMACIÓN, convirtiéndolo en una cabecera en permanente evolución, aunque fiel a sus esencias.

La aprobación de la Constitución en 1978, el mismo año en que Prensa Ibérica comenzó su andadura, produjo notables cambios en la sociedad española. En ese contexto, la Prensa local cobró una gran relevancia como primera línea de defensa de los ciudadanos frente a cualquier abuso y también como difusora de los valores de libertad, solidaridad y convivencia consagrados en la Carta Magna.

El periodismo, al igual que el resto de las actividades, ha vivido luego un momento de gran convulsión, e incluso de confusión, con la irrupción de internet y la consecuente mundialización de las comunicaciones y la economía, que ha acelerado los procesos históricos hasta el punto de que muchos expertos opinen que ya estamos metidos de lleno en la Cuarta Revolución Industrial, la de la aplicación de la Inteligencia Artificial, cuando ni siquiera teníamos claro si habíamos logrado asentarnos en la tercera, la de los grandes cambios tecnológicos.

INFORMACIÓN, de la mano de su actual consejero delegado, Aitor Moll, ha vivido un intenso proceso de transformación digital para dar respuesta a las demandas de sus lectores y de sus clientes y ofrecerles el contenido adecuado a la realidad en la que hoy se encuentran inmersos. Una realidad en la que esa función del periodismo local de ser la primera línea de defensa frente a los abusos no solo se ha mantenido, sino que se ha reforzado y ampliado para ejercer también de garantía frente a la desinformación. Ni INFORMACIÓN es ya solo un periódico, ni la Redacción de INFORMACIÓN se limita hoy a hacer un solo producto. Somos un multimedia donde los alicantinos pueden encontrar toda la información, la opinión y los servicios que necesitan en el ejemplar impreso que sigue llegando puntualmente a los quioscos pero también en su edición digital, que constituye un nuevo universo que va desde lo híperlocal hasta lo global y que el mes pasado contabilizó más de 280.000 usuarios únicos diarios, que superaron las 708.000 páginas vistas cada día. Un grupo multimedia con el que pueden interactuar a través de todos los canales hoy existentes, pero igualmente mediante los foros y los actos que organiza, además de contar con una televisión que ha hecho de la proximidad su mejor carta de presentación y de un club de debates, cine y exposiciones, dinamizador de la vida social y cultural alicantina.

Pero todo ello no son otra cosa que herramientas, los medios a través de los cuales seguir cumpliendo el mismo compromiso que Prensa Ibérica adquirió en 1984 con Alicante: mantenerla siempre informada desde el rigor, la independencia y la cercanía.