El proceso de transformación digital que ha vivido INFORMACIÓN en los últimos años encierra una gran paradoja de la que nos sentimos especialmente orgullosos todos los que cada día construimos este periódico en todas sus plataformas de difusión. El espíritu del cambio que ha renovado toda la organización ha preservado, pese a la profundidad de la adaptación al nuevo paradigma digital que hemos abordado, la esencia de lo que INFORMACIÓN ha sido siempre para Alicante: una referencia informativa única por su rigor, independencia e implicación con la provincia y sus habitantes. Muchas cosas han cambiado en estos últimos años y muchas más deberán cambiar aún en el futuro inmediato para que este periódico pueda seguir jugando ese exigente papel que es en esencia su razón de ser.

 

Sin embargo, debía permanecer inalterable, y así ha sido, el compromiso con un periodismo cercano y riguroso y el vínculo inquebrantable con Alicante y sus intereses sociales y económicos, que son santo y seña de la forma de hacer periódicos de Prensa Ibérica, el grupo editorial al que INFORMACIÓN se incorporó en 1984, y que este año cumple su 40 Aniversario. Una efeméride que está marcada, además de por el reconocimiento de una trayectoria periodísticamente intachable durante estas cuatro décadas, por la inevitable mirada al futuro que supone la evolución que Prensa Ibérica como grupo editorial y todos sus medios están afrontando para acercarnos cada vez más a las exigencias digitales del periodismo del siglo XXI.
Conseguir que un gran periódico impreso se convierta en un medio multiplataforma no es una tarea fácil. Exige una voluntad férrea en la dirección del cambio que solo puede nacer del convencimiento y la predisposición absoluta de todos los que participan en el proceso, nunca desde la imposición. En el caso de INFORMACIÓN, la calidad periodística de su Redacción, pero también la capacidad de adaptación de sus profesionales, hizo posible que esta renovación fuera más rápida y profunda de lo inicialmente previsto.

"La calidad periodística y la capacidad de adaptación de los profesionales de INFORMACIÓN facilitó su conversión a un medio multiplataforma" "Prensa Ibérica fue el primer grupo de prensa regional en España que incorporó contenido premium digital para lectores con una mayor necesidad de información tratada con mayor profundidad"

Hablamos de una gran obra coral. Por eso, la voluntad de llevar a sus plataformas digitales toda la calidad del gran periódico impreso que ya era INFORMACIÓN hubiera sido imposible sin el impulso inequívoco de los directores que me precedieron en el cargo, Juan Ramón Gil y Toni Cabot, y del subdirector que asumió en primer lugar las funciones de coordinador multiplataforma, Jorge Fauró, además, obviamente, de todo el resto del staff, de la Redacción y de todos los departamentos del periódico y de su empresa editora. Todo ese magnífico trabajo de preparación del gran salto que íbamos a abordar simplificó mucho los pasos siguientes que dentro del proceso de transformación digital iniciamos a partir de enero de 2016.

La Redacción de INFORMACIÓN entendió pronto que el cambio no podía ser epidérmico. Cambiar por completo los ritmos y sistemas de trabajo para adaptarnos a las exigencias del periodismo digital y mejorar nuestra web suponía alteraciones que modificaban también la propia perspectiva del trabajo que se hacía para el periódico impreso. La exigente planificación a la que obligaba la información online, los rigores de la inmediatez frente al ritmo anterior, el flujo de trabajo único que vinculaba la producción online a la de la plataforma impresa, las obligaciones de una producción mínima exclusiva para digital, el trabajo con las redes sociales, la producción de vídeos y galerías, el sentido del SEO en la producción de los contenidos digitales fueron algunos de los retos que poco a poco fueron calando en los hábitos de trabajo de todos los redactores y de los responsables de las distintas áreas y del staff. Hicieron falta muchas reuniones y muchas sesiones de formación. Y también un contacto cada vez más cercano del resto de la Redacción con los miembros del equipo web, que, encabezados por Juan Antonio Giménez, empezaron a aportar a sus compañeros todo el conocimiento digital que habían atesorado en los últimos años. Empezó entonces a tener sentido el cambio físico que se había producido en la Redacción dos años antes, cuyo principal objetivo era situar a los editores digitales en una posición central en la Redacción. Esa posición actuó como un catalizador de todo el proceso.

Sería inexacto afirmar que siempre se avanzó en línea recta en todo este itinerario apasionante porque era un camino inexplorado y lleno de incertidumbres. En algún caso hubo que replantear estrategias o aplazar el cumplimiento de los objetivos. Uno de estos caso se debió a la presión que supuso el reto diario de lograr de forma individualizada en cada sección del periódico unos objetivos de audiencia digital. La tensión que estos objetivos generaron en una Redacción tan competitiva como la de INFORMACIÓN aconsejó reenfocar el planteamiento, dando más importancia a lo cualitativo que lo a cuantitativo. Meses después, nos encontramos con casos de periódicos muy avanzados en su proceso de transformación que habían experimentado problemas similares, hasta el punto de crear ‘rankings’ de audiencias internas que empezaban a valorar elementos que iban más allá de la cuantificación de magnitudes básicas como los usuarios únicos o las páginas vistas. El «error» nos enseñó mucho más que el acierto y nos demostró que había partes de la transformación que había que afrontar con una capacidad de adaptación que debía huir de esquemas rígidos. Sucedió algo similar con las propias audiencias generales de la edición digital. Tardaron mucho en ajustarse a lo previsto y evidenciar un crecimiento que debía escenificar el cambio y la cantidad y calidad del contenido que se estaba produciendo ya, exclusivamente para la plataforma digital, en la Redacción de INFORMACIÓN. Pero poco a poco, el crecimiento se consolidó y el liderazgo que los contenidos locales tuvieron en ese crecimiento demostraron, a los pocos que aún albergaban alguna duda, que, como pasaba en el periódico impreso, nuestra mayor fortaleza estaba, también en digital, en los contenidos locales, provinciales y de proximidad.

Durante todo ese proceso, la seguridad de que estábamos siguiendo las líneas estratégicas que Prensa Ibérica había decidido marcar como un camino claro de futuro, y en las cuales además INFORMACIÓN jugaba un papel pionero en muchos aspectos organizativos, nos animó a continuar en esa vía de ser los primeros en arriesgarnos a explorar caminos que hasta ese momento no se habían tomado. A comienzos de 2017 profundizamos en el proceso de Transformación Digital tomando como referencia uno de los modelos en boga en aquel momento en muchos periódicos europeos y americanos, el denominado «Online to Print». Básicamente, este modelo organizativo de una redacción de periódico aboga ya abiertamente por invertir la jerarquía tradicional, en la que la plataforma impresa mantiene su preponderancia, otorgándosela ahora a la plataforma digital. La producción se planificaba con objetivos netamente digitales y, a partir de ese primer paso, se construyen los contenidos del periódico impreso. Muy pocas veces las exclusivas se reservan para el día siguiente: se publican de inmediato y eso exige una de las evoluciones más importantes que este modelo conlleva: la propia transformación del papel a través de un replanteamiento completo de sus contenidos. El modelo del «Online to print» era una referencia que nos sirvió para avanzar mucho en el proceso de transformación, pero adaptando permanentemente los objetivos a las nuevas situaciones que iban surgiendo. Creando, en suma, nuestro propio modelo. El camino andado nos llevó a niveles de audiencia desconocidos a mediados de este año 2018: más de 5.200.000 usuarios únicos mensuales, más de 300.000 diarios y un nivel de páginas vistas mensuales que superó lo 22.000.000. Récords, todos ellos, que pulverizaban las métricas históricas anteriores.

Si algo tiene de característica una transformación digital es que se sabe cuándo empieza, pero no cuándo acaba. La transformación no es un tránsito, sino que se convierte en un estado permanente. Por eso tenemos ya nuevos objetivos en marcha que pivotan sobre la nueva disposición de la Redacción que inauguraremos a final de año. Un modelo clásico de los medios digitales con una estructura «en estrella» que prescinde de despachos y reune al staff del periódico en una mesa redonda central en torno a la cual se organizan, de forma radial, los nuevos departamentos o secciones del periódico, organizados ya con una coherencia plenamente digital. Esta nueva Redacción nos permitirá finalizar nuestra metamorfosis de la que surgiremos como un periódico netamente digital con una edición impresa que mejorará adaptándose a este nuevo tiempo, y ahondará en sus mejores virtudes de profundidad, análisis, opinión para interpretar la información de cada día, que será un terreno cada vez más digital.

Junto a todo ello surge, una vez más, otro gran reto que es clave para nuestro futuro. Y es construir una nueva plataforma de contenido exclusivo para nuestros suscriptores digitales. Perseveramos de esta forma en un camino que ya se abrió hace más de un lustro, cuando Prensa Ibérica se convirtió en el primer grupo de prensa regional en España que incorporó contenido premium digital, para usuarios con una mayor necesidad de contenidos tratados con mayor profundidad y relevancia. La nueva plataforma premium sumará a la calidad de los contenidos tradicionales todos los elementos digitales que la tecnología nos ofrece en web: vídeos, audios, gráficos animados, galerías, así como toda la densidad a la hora de tratar un tema que un marco sin limitación de espacio puede ofrecer. Uniremos al análisis, a la opinión, a los reportajes y entrevistas que ya ofrecíamos en la web dentro de la plataforma premium nuevos contenidos con un formato actualizado de nuevas narrativas digitales en las que el lector será quien decida hasta dónde quiere llegar en la profundidad del tratamiento que haremos de cada tema.

Es este un camino que, sin duda, marcará nuestro futuro como periódico. Desde hace décadas, INFORMACIÓN vive por sus lectores, que en muchos casos, por mor de la evolución digital, se han convertido en usuarios. Ahondar aún más en esa relación hará que muchos de ellos vuelvan a ser los lectores que nunca dejaron de ser. Y que muchos más descubran por qué INFORMACIÓN no se podría explicar sin Alicante del mismo modo que la provincia, en los últimos 78 años, no puede explicarse sin este periódico.