Ahora que estamos viviendo cambios tan vertiginosos desde todos los ámbitos, el tecnológico, el económico o el social, es cuando más se necesita la presencia en nuestra sociedad de grupos editoriales como el de Prensa Ibérica. Tienen la siempre ardua y difícil misión de explicar el mundo en que vivimos para que podamos entenderlo un poco mejor. En su caso, informando de lo que más nos afecta en nuestro quehacer diario, de lo que pasa en nuestro barrio, nuestra ciudad. Acercando la reflexión, la crítica o el simple comentario de lo que hacemos o dejamos de hacer. Lo comprobamos cada día a través del periódico de referencia en la provincia, el diario INFORMACIÓN.

Grupos editoriales como Prensa Ibérica son ahora más necesarios que nunca. La inmediatez de la información que bajo la apariencia de veracidad circula por las redes sociales no nos hace ciudadanos mejor informados. Más bien al contrario. Ahora más que nunca necesitamos la explicación con detalles, el análisis profundo y la opinión desde todos los ángulos.
Acorde con los tiempos, Prensa Ibérica ha sabido sortear los retos de un futuro cada vez más exigente y globalizado, apostando por la edición digital de sus diarios y por la creación de medios audiovisuales. El pulso a nuestra actualidad más cercana, lo tomamos a diario a través de sus pantallas, en su diario digital o en el canal de televisión InformacionTV.

Desde Benidorm compartimos esa necesidad de adaptarnos a los cambios con responsabilidad y con rigor. El fin último no es otro que el de participar en el desarrollo de nuestra sociedad, cada uno desde sus responsabilidades, para intentar dejar las cosas un poco mejor de cómo estaban. Las ciudades, las administraciones, las empresas, los medios de comunicación, todos estamos inmersos en un momento de innovación ineludible.

"La inmediatez de la información que bajo la apariencia de veracidad circula por las redes sociales no nos hace ciudadanos mejor informados"

Hace pocas fechas celebramos el XIX Foro Internacional de Turismo de Benidorm en el que los expertos nos dejaron claras muchas cosas y una de ellas fue la alerta del «darwinismo digital». Una nueva evolución despunta en el horizonte del que van a desparecer los que no se adapten a la transformación tecnológica. Desde 2015 en Benidorm estamos apostando de forma decidida por liderar esa transformación en lo que respecta a los destinos turísticos inteligentes. Aspiramos a ser el primer Destino Turístico Inteligente certificado del mundo porque ya no basta con liderar el modelo «sol y playa» o ser un ejemplo de planificación urbana.

Ahora hay que dar respuesta a los nuevos desafíos de la transformación digital. Esta nueva revolución nos ha traído a turistas hiperconectados, ha hecho germinar a empresas con espíritu de globalidad y ha formado comunidades de acogida más inclusivas, dispuestas a aprovechar las oportunidades de la conectividad universal. Estar preparados para todo esto ya no es una opción, es una necesidad y quien no lo haga quizá desaparezca como predice ese nuevo «darwinismo» digital.

Llegar a donde hemos llegado (y queda mucho camino por recorrer) no es más que la suma de esfuerzos colectivos. No solo pensamos en clave turística. Me permito el orgullo de escribir en esta tribuna que hoy Benidorm se sitúa en el pelotón de cabeza de los municipios que apuestan por la aplicación de las nuevas tecnologías en la gestión de sus servicios y de sus recursos. El objetivo es claro: aprovechar al máximo las nuevas tecnologías para mejorar la gestión y la gobernanza de la ciudad. El complemento perfecto ha sido la EDUSI (Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado), nacida de la máxima participación de la sociedad civil, y que ya nos está permitiendo mejorar la calidad de vida de la ciudadanía. Todo el proyecto gira en torno a la mejora de la calidad y acceso a las tecnologías de la información (TIC), la reducción de emisiones de CO2, la protección del medio ambiente y la eficiencia en el uso de recursos, así como la lucha contra la desigualdad y la pobreza.

El futuro lo estamos viviendo ya y ninguno de sus desafíos podrá separarnos del objetivo permanente que tenemos en Benidorm: seguir siendo una ciudad diseñada y creada para la felicidad de las personas, seguir profundizando en los valores por los que apostamos cuando hablamos de turismo y que no son otros que los de un desarrollo económico, social e inclusivo, sostenible e innovador, accesible y lleno de oportunidades para todos. Y grupos como Prensa Ibérica, a quien deseo el mayor de los éxitos, deben estar ahí para contarlo.