Los 80 fueron los años de consolidación de la Democracia mientras una corriente de frescura inundaba a la sociedad española. Fueron años de ilusión, de cambios y de excesos en el ámbito social y cultural que reflejan una ciudadanía con hambre de libertad y modernidad que también se evidenciaron en acontecimientos internacionales históricos como la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989 marcando el fin del comunismo en Europa.

El golpe de estado del 23 de febrero de 1981 cuando Tejero asaltó el Congreso, no sirvió sino para evidenciar que el cambio era imparable. En 1981 se aprobaba la ley de Divorcio y el Guernica volvía a España. Un año después, el socialista Felipe González lograba una histórica mayoría absoluta en las elecciones generales de octubre entre el entusiasmo de millones de españoles que se echaron a la calle ante el triunfo de la izquierda. En 1985 España ingresó en la CEE y se aprobó la ley del aborto. En 1986 se produjo la primera fractura de la izquierda con las elecciones sobre la entrada en la OTAN. En la segunda mitad de la década las protestas contra el gobierno sustituyeron al entusiasmo inicial hasta desembocar en la huelga general del 14 de diciembre de 1988 contra la política económica del gobierno de González. ETA firmó en 1987 uno de sus ataques más sangrientos con el atentado de Hipercor en Barcelona, en el que murieron 21 personas.

Los años 80 también se caracterizaron por algunos avances tecnológicos relevantes. En agosto de 1981 IBM presentaba su primer ordenador personal para ser comercializado marcando el inicio de un cambio vertiginosos en la información. Por contra, también se produjo la mayor catástrofe nuclear de la historia: la explosión de la central nuclear de Chernobil en la Unión Soviética el 26 de abril de 1986.

En el ámbito más cercano se produjeron algunos acontecimientos que llenaron las portadas del diario como las inundaciones del 20 de octubre de 1982. Aunque afectaron a toda la provincia, Alicante se llevó la peor parte con daños valorados en 7.000 millones de pesetas de la época. En octubre de 1984 se vivió otra tragedia por un accidente en el trenet de la Marina que se cobró nueve muertos y 30 heridos. En el ámbito de los sucesos en esta década negra se tuvo que lamentar también la muerte de tres niños al desplomarse un muro de las obras del parque Lo Morant en 1986 y un año después, en la fiesta del Desembarco de los Moros y Cristianos de El Campello, la explosión de un cañón de 40 kilos de pólvora causó la muerte a seis personas y dejó decenas de heridos. La explosión de Pryca en Alicante en agosto de 1989 cerró la lista de los grandes sucesos de la década al estallar el material pirotécnico que cargaba en su coche el joven Antonio Rigual provocando la muerte de 10 personas entre ellos la del joven.