Posiblemente los libros de historia del futuro recordarán los primeros años del siglo XXI por el terrorismo islamista. Imposible olvidar los atentados del 11 de Septiembre de 2001 en Estados Unidos con la caída de las Torres Gemelas con casi tres mil muertos. O en España el atentado de los trenes de Atocha en Madrid el 11 de marzo de 2004 que dejó 193 muertos y más de 1.500 heridos, y que, por su comunicación manipulada costó las elecciones a José María Aznar tres días después frente al socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Un año antes Aznar había participado en la famosa «foto» de las Azores junto a los presidentes de Estados Unidos y Reino Unido previa a la invasión de Irak y a la II Guerra del Golfo que comenzó el 20 de marzo de 2003.

Por otra parte, en diciembre de 2004 un potentísimo terremoto desgarró el suelo marino de Sumatra y provocó olas de hasta 10 metros que afectaron a una docena de países en el Índico. El terremoto y el tsunami causaron la muerte de 230.000 personas.

El 4 de noviembre de 2008 por vez primera en la historia un hombre de raza negra, Barack Obama, lograba la presidencia de EE UU.
En el aspecto tecnológico, mientras internet y las redes sociales (Facebook se creó en 2004, Twitter en 2006 e Instagram en 2010) cambiaban la forma de comunicarse en el planeta, la revista Nature anunciaba la secuenciación completa del genoma humano .

Tal como reflejó este periódico en sus páginas, la primera década del siglo deparó otras muchas cosas a España. En 2000 hizo la mili el último reemplazo. Dos años después entraba en vigor el euro en sustitución de las pesetas, el mismo año de la tragedia medioambiental del Prestige que pintó de negro las playas gallegas. En 2005 se aprobaban las bodas gays, y la Ley de Dependencia, y nacía la futura reina de España, Leonor de Borbón y Ortiz.

La crisis económica también marcó esta década y parte de la siguiente. En 2007 estalló la burbuja inmobiliaria, la crisis de la construcción afectó al trabajo y en Alicante se perdieron, sólo en 2007, 20.000 empleos directos.

En la provincia en el año 2.000 abría sus puertas Terra Mítica tras una inversión de 70.000 millones. Se inauguraba el MARQ que en 2004 fue galardonado como Mejor Museo Europeo y, un año después abrió el Mubag. El Misteri y el Palmeral de Elche conseguían el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

El inicio de la década fue el de la lucha por el agua con una gran manifestación «Agua para·todos» que reunió 800.000 personas en Valencia a favor del trasvase del Ebro. En 2005 se inauguró la Ciudad de la Luz y en 2008 Alicante acogió la primera edición de la salida de la Vuelta al Mundo de Vela Volvo Ocean Race.

ETA siguió matando. La provincia se vio conmocionada el 4 de agosto de 2002 cuando una explosión de un coche bomba acabó con la vida de una niña de seis años hija de un guardia civil y la de un hombre de 57 años vecino de Torrevieja.